El té negro es un té que ha sido fermentado.

Este té pasa por un proceso de elaboración que consta de un total de cuatro etapas: marchitamiento, enrollado, fermentación y finalmente secado. El tamaño de las hojas determina la graduación de té negro. Las variedades comunes del té negro incluyen Ceilán, Assam, Darjeeling, considerado este últimos por muchos el tés negro más fino.

Su característica nutricional más destacada es que cuenta con un índice de teína algo más elevado que el resto de los tés, aunque es muy rico en minerales, tales como el cinc, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, potasio, fósforo, flúor y aluminio.

En lo que se refiere a su poder antioxidante, una taza de té negro nos aporta unos doscientos miligramos de flavonoides, lo que por ejemplo ayudan a mejorar la capacidad de dilatación y contracción de los vasos sanguíneos, algo que reduce el riesgo de ataques cardíacos. Una cantidad algo inferior al té verde y al blanco.

Facilita la no oxidación del colesterol HDL (bueno), dificultando con ello la formación de placas de ateroma, claros responsables de la gran mayoría de accidentes cardiovasculares.

Cantidad de teína:   t5

Preparación:

Poner una cucharada de postre por persona (aprox. 2-3 grs.) en el infusor.

Verter sobre el té agua caliente a unos 95º

Dejar reposar entre 2 y 4 minutos.

Endulzar a gusto, preferiblemente con azucar integral. Se le puede añadir leche, bebida vegetal o limón.

Propiedades que se le atribuyen al té negro:

1. Minimiza el riesgo de problemas cardiovasculares. Algunos estudios concentran sus conclusiones en decir que las personas que consumen té negro tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares.

2. Astringente. Posee un efecto astringente, por lo que su consumo es beneficioso en caso de diarrea y de otros trastornos digestivos como la gastritis entre otros.

3. Mineralizante. Rico en minerales, como el calcio, cromo, magnesio, hierro, potasio o fósforo, entre otros.

4. Prevención de la diabetes. Reduce la absorción de azúcar en la sangre, motivo que lleva a padecer diabetes en algunos pacientes.

5. Colesterol. Ayuda a que el colesterol HDL (colesterol bueno) no se oxide.

6. Estimulante. Su contenido en teína alivia la fatiga y puede aliviar el dolor de cabeza o cefalea cuando es por cansancio.

7. Caries. Contiene flúor y ayuda a prevenir las caries dentales.

8. Antioxidante. Alto contenido en antioxidantes, sobretodo flavonoides. Perfecto para fortalecer las defensas del cuerpo.